“OBVIO ANTES DE QUE FUERA FAMOSO Y YA NO TUVIERA TIEMPO”, INDICÓ EL GRUPO MEXICANO.

 

La agrupación mexicana Belanova manifestó que en la escena musical debe de prevalecer el respeto a todos los géneros, pues ellos al igual desean tener la misma libertad de expresión.

La banda está de regreso en el mundo discográfico con la salida de su primer sencillo Nada es igual, tema que tiene el sonido que ha caracterizado al grupo por 18 años, y que se incluirá en su próximo álbum de estudio Viaje al centro del corazón.

En rueda de prensa, Denisse GuerreroEdgar Huerta y Ricardo “Richie” Arreola, señalaron que ahora la agrupación alcanzó una madurez personal y musical que les ha permitido ser más natural.

“La gente cree que si no estás en la tele ya se desintegraron y se volvieron a integrar; estuvimos haciendo giras y varios shows en Estados Unidos y México y sacar un nuevo tema es muy agradable.

“Lo que hemos visto en la escena ahora es que es respetuoso porque pedimos lo mismo, hay que respetar la expresión de cada músico, de cada persona creativa, para nosotros existe la música hecha con el corazón, la música bien hecha y otra hecha por pura pretensión, por eso nosotros valoramos eso”.

De hecho, la banda colaboró con uno de los productores del tema Despacito en su nuevo disco haciendo los beats: “Obvio antes de que fuera famoso y ya no tuviera tiempo”, indicó el grupo.

En cuanto a su nuevo álbum, que hasta el momento cuenta con 10 temas, Guerrero indicó que el nombre hace alusión al libro de Julio Verne “Viaje al centro de la tierra”: “Es hacer lo que te guste, es un buen momento para nosotros, estamos más relajados porque llevamos 18 años juntos.

“En ese tiempo maduras como persona y como músico y lo más importante es hacer lo que nos gusta, hacer shows con el público y sobretodo disfrutarlo, eso es la esencia de Belanova, hemos seguido haciendo lo que nos gusta”, expresó.

En esta placa, el grupo realiza dos temas en coautoría con Chetes, algo que la banda no había hecho antes y de lo cual se siente orgulloso con el resultado, aunado a la confesión de la vocalista de expresar que Zurdok (grupo al que perteneció Chetes) era su favorito.

La canción cuenta también con un videoclip que muestra de manera cómica los clichés que existen en las mujeres, pero actuadas por hombres.